Entrevista sobre la situación en Cataluña y el 1 de octubre en el medio polaco Rzeczpospolita. Como la entrevista original se editó en polaco, he hecho una transcripción de la grabación en español con las preguntas publicadas y mis respuestas.

P: ¿Habrá un referéndum el 1 de octubre en Cataluña?
R: Es complicado saber con antelación si se podrá o no realizar, lo importante es lo que pueda pasar el día siguiente. ¿Se declarará la independencia? En el caso de que puedan votar, importa más el porcentaje de participación que el apoyo concreto al sí. Si el porcentaje no supera un mínimo (que debería ser alto para estos asuntos), lo más sabio es no anunciar la independencia en ese momento.

P: Sobre la actuación del Gobierno de España ¿crees que existe otra alternativa?
R: Las medidas que se están tomando desde el Gobierno para detener la votación y cualquier acción en esta línea, no parece que estén ayudando. Aunque no hay encuestas fiables, es posible que exista un aumento de apoyo al independentismo. Lo que sí que es claro, es que aunque el apoyo al independentismo puede no suponer un 50% de la población, una gran mayoría de catalanes apoya realizar un referendum sobre esta situación. La situación cada vez está más polarizada y se está ridiculizando.

Por parte del Govern de Catalunya, existe la posibilidad de convocar elecciones tras el domingo y realizar un nuevo plebiscito. Ahí podríamos ver la tendencia real de la ciudadanía en Cataluña.

P: ¿Y si se declara su independencia?
R: Mariano Rajoy, tendrá la posibilidad de suspender la autonomía de Cataluña. No es un buen guión para nadie. El acuerdo será imposible. Mucho más grave será utilizar la violencia, algo que llevaría a cruzar una frontera complicada. Si esto ocurre, es posible que existan movimientos de otros países, incluso de la Unión Europea. Sin llegar al uso de la fuerza, sería interesante una mediación imparcial de la UE u otra institución en el asunto.

P: ¿Podría contagiarse a otras Comunidades Autónomas en España?
R: Es complicado determinar, pero el País Vasco sería posiblemente la más condicionada. El movimiento de autodeterminación en esta región existe desde hace muchos años. Durante muchos de ellos, ETA lo acaparó en forma de violencia. Actualmente, con la banda inactiva, gran parte de los actores políticos y sociales de esta región trabajan a través de las instituciones. Si Cataluña consiguiese la independencia, es posible que realizasen movimientos similares.

Leer la entrevista original